El acierto del error

Image

En cada error yace un acierto aun no comprendido cometido por el ágil cuerpo, el cual sabe lo que es mejor hacer cuando la mente, lenta y repetitiva, insiste en un automatismo descontextualizado.

Anuncis

Me pregunto a menudo… según H.P. Lovecraft

Me pregunto a menudo si la mayoría de la humanidad se ha parado alguna vez a pensar en la enorme importancia que a veces tienen los sueños, y en el oscuro mundo al que pertenecen. Aunque la mayor parte de nuestras visiones nocturnas no son quizá más que débiles y fantásticos reflejos de nuestras experiencias vigiles —en contra de lo que sostiene Freud con su simbolismo pueril-, hay sin embargo algunas cuyo caracter extramundano y etéreo permite una interpretación excepcional, y cuyo efecto vagamente emocional e inquietante sugiere posibles atisbos de una esfera de existencia no menos importante que la vida física, aunque separada de dicha vida por una barrera infranqueable.

Según mi experiencia, no cabe duda de que el hombre, una vez perdida la conciencia terrena, reside en una vida incorpórea muy distinta de la vida que conocemos, de la qué, al despertar, sólo perduran los recuerdos más ligeros y confusos.

De estos recuerdos fragmentarios y brumosos pueden inferirse muchas cosas, aunque es poco lo que se puede demostrar. Es posible adivinar que en la vida onírica, lo que la tierra entiende por vitalidad y materia no son realidades necesariamente constantes; y que el tiempo y el espacio no existen tal como nuestro yo vigil los comprende. A veces creo que esta vida menos material es nuestra vida más auténtica, y que nuestra vana presencia en el globo terráqueo es en sí misma un fenómeno secundario o meramente virtual.

Más Allá del Muro de los Sueños. H.P. Lovecraft

Image

Primeres paraules

 

211728

Reprenc la lectura de La Sacerdotesa del Mar, de la Dion Fortune. Em costa, no sé si per la traducció al castellà que he trobat per la xarxa, o pot ser per la dificultat del tema en ell mateix.

És cert que em remou coses. Per primer cop se’m va presentar quan tenia 16 o 17 anys, em va cridar l’atenció però no el vaig llegir, ni tan sols el vaig fullejar. Així havia de ser, perquè ara, després de 30 anys, veig reflectides a les seves paraules el meu propi procés de autodescobriment. Ara, una vegada més, me’n duc la sorpresa de la confirmació del meu camí personal, aquest que durant tant de temps vaig fer a palpentes, plena de dubtes però alhora tossudament.

El meu era i és un camí amb cor, com deia don Juan segons Castaneda, per això era i és el camí correcte, el meu propi camí.

Com dèia, reprenc la lectura de La Sacerdotesa del Mar, i em trobo aquest fragment que atreu la meva atenció (copiat directament de la traducció castellana):

La gente piensa que el sexo es algo físico y que el amor es algo emocional y no se dan cuenta que hay algo más entre un hombre y una mujer que es magnético, de la misma manera que la brújula gira hacia el polo, y que en ellos no hay más que lo que hay en la brújula, pero es algo que pasa por ellos y les utiliza, y pertenece a la Naturaleza. Es lo que me ha mantenido joven.

Bonic paràgraf.